Menos memoria, menos atención: consecuencias de la contaminación en niños

contaminación niños olmitos

20 Mar Menos memoria, menos atención: consecuencias de la contaminación en niños

Los seres humanos vivimos desde el nacimiento en contacto permanente con los contaminantes transmitidos a través del agua, el aire, la dieta y el suelo. La niñez es un periodo fundamental para la maduración del cerebro y el desarrollo mental.

Los efectos sobre el desarrollo neurológico a largo plazo de la contaminación atmosférica ya han sido objeto de análisis de diversos estudios.

Los niños son más vulnerables al entorno que los adultos, debido a que su sistema neurológico, inmunológico y digestivo, junto con otros sistemas, están todavía en formación. Además, el simple gesto de gatear o llevarse algo a la boca pueden implicar una mayor exposición a algunos contaminantes.

¿Cómo afecta la contaminación en el desarrollo infantil?

Según un estudio elaborado por Brain Air School Investigation, el denominado Proyecto Breathe, la contaminación disminuye la capacidad de atención y concentración de los niños a corto plazo. Los científicos constataron que la contaminación del aire tiene un efecto neurotóxico en los niños. Además de dañar su capacidad cognitiva, los agentes contaminantes también reducen su capacidad de atención.

El análisis de los resultados muestra que los incrementos en los niveles ambientales de los contaminantes procedentes del tráfico están asociados con la disminución en todos los procesos de atención dentro de las aulas. El estudio muestra que los alumnos de colegios con mayor contaminación en sus aulas y patios presentan un desarrollo más lento de la memoria que los que estudian en colegios alejados del tráfico y cuyo aire está más limpio. Esta investigacion científica, llevada a cabo por un grupo de investigadores de CREAL y realizada a 2.618 niños de 8 años de 39 colegios de Barcelona, ha determinado que el tráfico es la única fuente de partículas finas que se asocia con una reducción en el desarrollo cognitivo.

De esta forma queda clara la relación entre la exposición en la escuela a altos niveles de contaminación o micro partículas procedentes del tráfico y un menor desarrollo cognitivo con repercusión en el rendimiento académico: la memoria de trabajo se reduce un 30%, mientras que la falta de atención en un 22%.

¿Qué pueden hacer los padres?

  • Reciclar en casa.
  • Reducir el consumo energético.
  • Reutilizar elementos.
  • Ahorrar agua y luz.
  • Plantar árboles y plantas en el jardín o balcón de casa.
  • Utilizar productos biodegradables.
  • Utilizar el coche lo menos posible, usa alternativas como la bici, el transporte público o andar.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR