Normativa sillas de seguridad de coche

18 Oct Normativa sillas de seguridad de coche

Inmersos de nuevo en los meses donde más desplazamientos se producen en nuestras carreteras gracias a las festividades y puentes que disfrutamos los españoles, desde Olmitos queremos informar y concienciar sobre la importancia de que nuestros hijos viajen seguros.

Son muchos los padres que siguen desinformados con respecto a la silla de seguridad de coche que deben comprar para su hijo, y otros muchos que no le dan la importancia que requiere o lo que es peor, no quieren invertir en la silla de seguridad porque les resulta cara.

Con respecto a esta última cuestión, nos encontramos con que muchas veces, reducimos el valor de la vida de nuestros hijos al precio de una silla de coche, cuando una lesión grave o la muerte resulta mucho más cara que un sistema de retención infantil.

NORMATIVAS VIGENTES

Cuando vamos a comprar una silla de seguridad para nuestro hijo, debemos fijarnos en varias cosas: la primera es conocer la normativa vigente y que la silla que vayamos a comprar la cumpla; y la segunda, que la silla sea apta para nuestro coche y para nuestro bebé. Esto lo sabremos probando la silla en el vehículo y a poder ser con el bebé en ella.

En cuanto a la normativa vigente, actualmente conviven dos normativas que regulan los sistemas de retención infantil (SRI); la ECE R44/04 (en vigor desde 1982) y la ECE R129 también llamada i-size (en vigor desde 2013).

A pesar de poder seguir utilizando las sillas con normativa R44, la tendencia hará que estas vayan desapareciendo paulatinamente para dejar paso a las sillas con normativa R129 o i-size, las únicas que se pueden fabricar desde la aparición de la normativa en 2013.

 

DIFERENCIAS ENTRE R44 Y R129

Las principales novedades de la nueva norma de homologación ECE R129 son:

  • La nueva clasificación se hace en función de la talla (estatura) y peso máximo de los niños. Por tanto, se prescinde la clasificación en función de los grupos 0/0+/1/2/3 (y sus correspondientes intervalos de peso).
  • Se añade una prueba de choque lateral, con lo que se mejora la seguridad de los asientos en este tipo de choque
  • Se garantiza que todos los asientos vayan orientados en contra de la marcha y puedan ser utilizados, al menos, hasta los 15 meses de edad. Con ello se promueve el uso de asientos infantiles orientados a contramarcha, una posición mucho más segura para los niños.
  • Se determinan unas dimensiones máximas del asiento infantil y unas dimensiones mínimas de las plazas de los vehículos, de modo que un asiento que haya sido homologado según esta norma “talla-i” pueda ser usado en cualquier plaza de “talla-i” de los vehículos.
  • Las pruebas de choque se realizan con nuevos dummies o maniquíes que incorporan nuevos criterios de lesiones más avanzados.

PORQUÉ VIAJAR A CONTRAMARCHA

Según un estudio realizado por la Fundación Mapfre, más del 60% de los niños muertos en accidente de tráfico no iba en sillita o la usaba mal.

Países como Noruega o Suecia llevan más de medio siglo usando el modelo a contramarcha y pueden presumir de una muy reducida tasa de mortalidad infantil en las carreteras. En cambio, en España, son las sillas orientadas a la marcha las que siguen liderando las ventas, y es por ello que los datos de niños fallecidos en accidentes de tráfico sigan siendo alarmantes.

Fernando Camarero, responsable de Seguridad Vial Infantil de la Fundación Mapfre, asegura que viajar a contramarcha reduce un 80% el riesgo de sufrir lesiones graves en caso de accidente.

La silla a contramarcha permite que cabeza, cuello y torso permanezcan apoyados y alineados contra el respaldo y sea la estructura la que absorba toda la energía.

Y, ¿hasta cuándo? Según Cristina Barroso, experta en sistemas de retención infantil y la primera persona en comercializar las sillas a contramarcha en nuestro país, todos los menores de 135 cm deben viajar en la parte trasera del coche con un sistema a contramarcha homologado, a ser posible en el asiento central o detrás del copiloto. Y sólo cuando se ha agotado por completo el uso del dispositivo, por su estatura o peso, hay que cambiarle a un elevador con respaldo en combinación con el cinturón de seguridad.

 

MOTIVOS POR LOS QUE NO USAR UNA SILLA DE SEGURIDAD DE SEGUNDA MANO

Existen varios motivos por los que no debemos ni recomendamos utilizar una silla de seguridad de segunda mano:

  • No sabemos cómo ha sido cuidada esa silla por sus anteriores dueños o si ha sufrido algún golpe o accidente. En tal caso, el fabricante siempre recomienda cambiar la silla porque puede haber sufrido algún deterioro interno difícil de detectar.
  • Si la silla ya tiene algunos años, es posible que no tengas el manual de instrucciones para poder instalarla correctamente, lo que reduce la seguridad de la silla.
  • Cada año que pasa, como cualquier cosa material, la silla envejece y se deteriora. La luz solar puede deteriorar el material de la silla y provocar grietas y los arneses se desgastan por su uso. Esto provoca que un producto se quede obsoleto a partir del tercer o cuarto año.

Y el motivo más importante es si la silla cumple con la normativa vigente. Como hemos comentado anteriormente, en estos momentos está conviviendo la ECE R44/04 y la ECE R129, pero la tendencia es que la R44 desaparezca en unos años, por lo que una silla que cumpla esta normativa, estará obsoleta en unos años.

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies