TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE UN EMBARAZO GEMELAR

08 Abr TODO LO QUE NECESITAS SABER SOBRE UN EMBARAZO GEMELAR

Cuando te enteras de que estás embarazada lo último que te imaginas es que pueda ser de gemelos o trillizos, pero este tipo de embarazo múltiple se está convirtiendo en habitual. En concreto, el embarazo gemelar se da en 1 de cada 80 embarazos. Y menos común son los embarazos triples o cuádruples.

 

¿POR QUÉ SE DAN LOS EMBARAZOS MÚLTIPLES?

A pesar de que estos tipos de embarazos vienen determinados por la genética, también han ido en aumento en los últimos años por varios motivos; En primer lugar, el uso de técnicas de reproducción asistida y por otro, la edad de las gestantes que actualmente es más elevada y puede provocar trastornos menstruales que derivan en una ovulación doble.

 

¿CUÁNDO SE DIAGNOSTICA ESTE TIPO DE EMBARAZO?

Tras hacerte un test de embarazo y dar positivo, el siguiente paso suele ser acudir a tu matrona que confirmará la noticia mediante un análisis de sangre o acudir a tu ginecólogo que hará una ecografía vaginal para confirmar la noticia. Ésta suele hacerse  a partir de la quinta o sexta semana de gestación y será a partir de entonces cuando se podrá diagnosticar si se trata de un embarazo único o un embarazo múltiple.

¿POR QUÉ NO ANTES?

Esta primera ecografía de confirmación del embarazo no suele hacerse antes de la quinta o sexta semana de gestación, porque durante ese tiempo el óvulo puede sufrir ciertos cambios que derivan en un embarazo múltiple y determina el tipo de embarazo que es.

 

¿CUÁNTOS Y QUÉ TIPOS DE EMBARAZOS MÚLTIPLES EXISTEN?

Los embarazos múltiples pueden ser: monocigóticos (gemelos idénticos), dicigóticos (los que comúnmente denominamos mellizos) o trillizos.

A continuación vamos a explicar cómo se produce cada uno y las diferencias que existen entre unos y otros.

El embarazo monocigótico o gemelar es el que tras la fecundación de un óvulo y un espermatozoide forma un huevo que durante los siguientes 14 días sufre una división, obteniéndose así dos huevos idénticos. Este tipo de embarazo se caracteriza porque serán del mismo sexo y se parecerán mucho físicamente.

Dentro de este tipo de gemelos existen otros subtipos a tener en cuenta, dependiendo del número de bolsas amnióticas y el número de placentas que presente, ya que de estos datos se determinará el nivel de riesgo del embarazo:

  • Monocigóticos monoplacentarios biamnióticos: se compone de una placenta, dos bolsas de aguas y dos cordones umbilicales
  • Monocigóticos monoplacentarios monoamnóticos: se compone de una placenta, una bolsa de aguas y dos cordones umbilicales
  • Monocigóticos diplacentarios biamnióticos: compuesto de dos placentas, dos bolsas de aguas y dos cordones umbilicales

 

El embarazo dicigótico o mellizos es el que se origina por la fecundación de dos óvulos con dos espermatozoides. Este tipo de fecundación puede ser espontánea, porque en un ciclo menstrual la mujer tenga dos óvulos, o por haberse sometido a  un tratamiento de fertilidad.

Este tipo de embarazo múltiple es el más común, aproximadamente un 75% de los gemelos son de este tipo, y se caracterizan porque pueden tener o no el mismo sexo y las características físicas pueden ser diferentes.

 

Y por último, el embarazo triple es el menos frecuente y a pesar de que se puede dar de forma natural, suele aparecer más en mujeres sometidas a tratamientos de fertilidad. Este tipo de embarazo se puede dar por:

  • Tres óvulos fecundados por tres espermatozoides y sus características son como las de los mellizos
  • Un óvulo fecundado por un espermatozoide que posteriormente se divide en tres, al igual que los gemelos idénticos
  • Dos óvulos fecundados por dos espermatozoides y uno de los óvulos se divide posteriormente

 

DESARROLLO DEL EMBARAZO MÚLTIPLE

El desarrollo de este tipo de embarazos es el mismo que el de un embarazo único, salvo que los síntomas de náuseas, acidez, estreñimiento, retención de líquidos, dificultad circulatoria, etc pueden aumentar.

A diferencia del embarazo único, pueden aparecer algunos riesgos como la mayor incidencia de partos prematuros, mayor retraso en el crecimiento de los fetos, diabetes gestacional, problemas con la placenta… Por todo ello, este tipo de embarazos llevan un mayor control por parte del ginecólogo-obstetra, que dependiendo del tipo de embarazo múltiple te visitará mensualmente hasta la semana 25-26, después cada dos semanas hasta la semana 35-36 y semanalmente hasta el final del embarazo.

Lo más importante en estos embarazos es tomarlo con calma, asegúrate de beber más agua, descansa mucho, cuida tu alimentación, evita grandes esfuerzos y empieza a organizarlo todo lo antes posible ya que conforme avance el embarazo te sentirás más cansada debido a la presión que ejercen los fetos en el útero.

 

¿Y tú¿ ¿Cómo afrontaste tu embarazo múltiple?



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies