fbpx

¿Cómo tratar los miedos infantiles?

miedos infantiles

24 Oct ¿Cómo tratar los miedos infantiles?

A lo largo del desarrollo de los niños, estos experimentan una gran variedad de miedos. La mayor parte de esos temores son pasajeros y su función radica en protegerles de posibles daños y ayudarles a enfrentarse adecuadamente a las situaciones nuevas y amenazantes.

Es normal e incluso positivo que un niño sienta miedo, ya que se supone que está en un estado de alerta que le protege de posibles riesgos. Ciertos temores, como temer a los extraños, separarse de sus padres o la oscuridad, son comunes en casi todos los niños, la mayoría son pasajeros, de poca intensidad y propios de una etapa evolutiva concreta. Estos miedos se superarán con un poco de ayuda o de forma casi espontánea.

Lo preocupante de los temores en los niños es si estos miedos perduran demasiado o provocan un estado de ansiedad desproporcionado.

Miedos de los niños según la edad

  • Con 1 año: les sobresaltan los ruidos fuertes, los extraños y separarse de sus padres.
  • A partir de los 2 años: No les gusta la oscuridad, les tienen miedo a ciertos animales y siguen sin querer separarse de sus padres.
  • Con 3 y 4 años: sus miedos se hacen más patentes. Su imaginación entra en juego y aparecen los monstruos que se esconden en la oscuridad. Además, les asustan los fenómenos naturales como los truenos.
  • De los 5 a 6 años: Se le suma el temor a los seres malvados y el miedo a los médicos.
  • El niño de 7 a 8: Sigue teniendo miedo a la oscuridad y a los seres sobrenaturales y se le añade el temor a hacer el ridículo en el colegio.
  • De 9 a 12 años: Son especialmente sensibles al colegio, la aceptación social y a la soledad.

La dificultad para los padres en estos casos, es saber cómo ayudar al niño a gestionar ese miedo y actuar de forma adecuada para favorecer que desaparezca de forma natural.

¿Cómo ayudar a un niño con miedo?

Para tratar los miedos infantiles, el primer paso es identificar lo que se lo produce y hablar sobre las cosas que le provocan temor, es decir, que el niño se sienta escuchado y transmitirle que tener miedo es algo normal. El segundo paso es ser comprensivos, transmitirle seguridad y confianza. Se puede hacer mediante frases que pueden decirse en ciertos momentos como: Soy valiente o soy fuerte.

Es necesario alentar al infante a que se enfrente a sus temores de forma gradual y progresiva, enseñándole cómo manejar la ansiedad y ofrecerle una visión positiva del mundo y ayudarle a centrar la atención en otra cosa.

El cuarto paso es no ridiculizarle, no castigarle por tener miedo. Lo mejor es que le apoyemos y le hagamos ver que puede enfrentarse a sus miedos y que estaremos ahí para apoyarle.

Concederle algún poder sobre la situación usando objetos de seguridad como encender una pequeña luz o tener un osito para dormir. Y, por último, afrontar el temor con mucho humor, convirtiendo los aspectos tenebrosos en características graciosas mediante dibujos y bromas.

Los miedos no son motivo de grandes preocupaciones. Pero si son persistentes e intensos llegando así a repercutir negativamente en el desarrollo del niño, sus estudios o vida cotidiana, es conveniente visitar a un profesional.

Conoce nuestras novedades

Suscríbete a nuestra newsletter y conoce todas las novedades y nuestros últimos POSTS

Estoy de acuerdo con el tratamiento de mi información personal a través MailChimp ( Más información )

Nosotros nunca venderemos tu dirección de correo electrónico. Puedes eliminar tu suscripción en cualquier momento.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies